Especialistas del MIDA dan recomendaciones para hacerle frente a la antracnosis de guandú

De acuerdo a un informe de la Dirección Nacional de Agricultura del MIDA, en los últimos cinco años la producción de Guandú se incrementó en un 29%…

David, Chiriquí. Realizar un manejo integral del cultivo de guandú y de la plaga de antracnosis con prácticas agronómicas, recomiendan los especialistas de la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), debido a que hasta el momento no se conoce variedad comercial resistente a esta enfermedad que afecta el cultivo desde el año 2010.

Pablo Rodríguez, director de Sanidad Vegetal del MIDA, explicó este martes que la antracnosis es una enfermedad causada por el hongo Colletotrichum cajani que ataca específicamente el cultivo de guandú (Cajanus cajan), provocando, caída de flores, pudrición de las vainas y manchando de los granos.

Agregó que en las vainas se aprecian manchas irregulares, redondeadas, hundidas, de color chocolate y que cuando estas manchas se juntan y cubren casi toda la vaina, estas se desprenden, lo que ocasiona mermas en la producción, por la pérdida de granos.

El daño también se puede apreciar en tallos, ramas y hojas causando lesiones y caída de las hojas. Los productores con el interés de salvaguardar sus producciones recurren al uso de aplicaciones periódicas de fungicidas, lo que encarece sus costos de producción.

Las condiciones climáticas que favorecen la enfermedad son el exceso de lluvias en la época de pre-floración y la floración y la combinación de altas temperaturas (más de 30ºC) y alta humedad relativa (más de 80%), condiciones que Panamá ha estado sufriendo por los últimos dos meses, por lo que se ha favorecido el desarrollo del hongo.

Resaltan que las condiciones climáticas son producto de los efectos del Cambio Climático con eventos más extremos, aunado a que durante octubre y noviembre son los meses más lluviosos en el país, que además coinciden con la floración del guandú.

Otras recomendaciones que efectúan son: destruir los residuos de cosecha al terminar la temporada, de manera de no dejar reservorios del inóculo, hacer rotaciones de cultivo con otro cultivo que no pertenezca a la familia leguminosa a la que corresponde el guandú, como por ejemplo yuca, maíz, otoe, entre otros, ya que el hongo Colletotrichum cajani, es específico para este, usar semilla sana y tratada, para evitar contaminar nuevos campos y hacer aplicaciones químicas solo en la época oportuna (floración), además de evitar el uso indiscriminado de plaguicidas.

Las zonas productivas en la provincia de Chiriquí de San Andrés, Aserrío, Portón, La Celmira y San Pedro de Bugaba; al igual que Divala, Santo Thomas y Guarumal en Alanje, son en donde hay mayor producción y en donde la plaga está incidiendo.

De acuerdo a un informe de la Dirección Nacional de Agricultura del MIDA, en los últimos cinco años la producción de Guandú se incrementó en un 29% y con respecto al año anterior en un 28% que representa 1,322 quintales. En el cierre agrícola 2020-2021 se sembraron 319.07 hectáreas de Guandú por 583 productores y una producción de 5,985.30 quintales con rendimientos de 20.05 quintales por hectárea.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Gerente de ETESA y su equipo se reúnen con comisionados de APEDE

Mié Nov 9 , 2022
El Ing. Mosquera destacó la importancia de la Cuarta Línea, los cuales son:  el aumento de la capacidad de transmisión, la confiabilidad de la red, la reducción de la pérdida de energía...

Te puede interesar