Iglesia Católica pide al gobierno diálogo “amplio y auténtico” y “moratoria minera total”

Para Monseñor Ulloa, es “justo” atender la preocupación que existe sobre el desarrollo de la minería en el país y abrir los espacios para un verdadero diálogo con todos los sectores.

Tras culminar la misa del Corpus Christi, Monseñor Ulloa brindó declaraciones a los medios de comunicación. Foto: cortesía.

Ciudad de Panamá, Panamá. A raíz del anuncio que hiciera el pasado 18 de mayo el Ministerio de Comercio e industrias (MICI), un diálogo “amplio y auténtico” para abordar la situación minera en el país, sin descartar una “moratoria minera total”, pidió este domingo a las autoridades del gobierno el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa.

El líder religioso concluyó su homilía durante la misa del Corpus Christi, realizada en la Iglesia San Francisco de Asís, en el Casco Viejo de la capital panameña, haciéndose eco de la preocupación que han expresado diversas entidades católicas en torno a la minería en Panamá.

“Este 5 de junio, al celebrar el Día Mundial de Medio Ambiente, diversas entidades católicas han manifestado en comunicado su preocupación frente a algunas acciones que amenazan con convertir a Panamá en un ‘país minero’”, señaló Ulloa.

El Arzobispo compartió con los fieles que siguieron de cerca la misa lo que sobre el particular ha dicho el Papa Francisco: “las exportaciones de algunas materias primas para satisfacer los mercados en el Norte industrializado han producido daños locales, como la contaminación con mercurio en la minería del oro o con dióxido de azufre en la del cobre”.

“Estamos envenenando la Casa común y ante esto la Iglesia no puede quedarse en silencio”, advirtió Ulloa.

El pasado martes, 18 de mayo, el titular del MICI, Ramón Martínez anunció que el país centroamericano había recibido una propuesta de la compañía canadiense Broadway Minerals para operar el proyecto Mina Molejón, cuya concesión fue cancelada en el 2015 por incumplimientos, y no había sido cerrada debidamente.

Durante ese anuncio, Martínez resaltó que la propuesta de los inversionistas, que implica el “debido cuidado sostenible de la zona”, incluye un compromiso de pagar 30 millones de balboas adeudados a la Caja del Seguro Social (CSS) y el pago de las prestaciones laborales dejadas de cumplir a más de 600 trabajadores por el antiguo concesionario.

También detalló que la empresa se compromete a invertir 200 millones de balboas en la reconstrucción de la mina para volverla operativa. Y, a diferencia de las condiciones pactadas en el pasado, explicó que la nueva relación contempla el doble de las regalías y el pago del impuesto sobre la renta el cual había sido exonerado. En ese sentido, subrayó, se proyecta que esta concesión representará para el Estado ingresos de 25 millones de balboas anuales, así como aportes a la CSS de los 1,000 empleos directos que se contemplan.

En tanto, ecologistas ya han advertido que incorporar al régimen de concesiones mineras 25 mil nuevas hectáreas entre las provincias de Coclé y Colón, pondría en peligro el Corredor Biológico Mesoamericano –cuya creación data del año 1997-, por el daño ambiental para esta zona que concentra una gran biodiversidad, y que fue definida como un enlace entre las áreas protegidas de la región centroamericana.

Medios locales informaron que el pasado 13 de mayo el MICI publicó en Gaceta Oficial el respectivo documento que dejaba sin efecto la concesión de Molejón que estaba bajo la responsabilidad de la compañía Petaquilla Gold, y que las tierras, alrededor de 644 hectáreas, serían integradas al régimen de concesiones mineras.

El MICI también ha destacado los esfuerzos del gobierno para “hacer del sector minero del país uno de los pilares de la economía competitiva para generar empleos, y una actividad sostenible y ambientalmente responsable”, mientras el Ejecutivo trabaja con diversos sectores para crear una política minera que, entre otras cosas, “fortalecerán la institucionalidad de la industria minera”.

Para Monseñor Ulloa, es “justo” atender la preocupación que existe sobre el desarrollo de la minería en el país y abrir los espacios para un verdadero diálogo con todos los sectores.

“Por eso, nos parece justo atender lo que plantean los grupos católicos al respecto: el abrir un espacio de amplio y auténtico diálogo que involucre a todos los actores y no descarte una moratoria minera total como resultado del proceso; que el Ministerio de Comercio e Industria suspenda la nueva concesión de 25 mil hectáreas hasta que el proceso anteriormente mencionado llegue a su término (Resolución no. 89 de 12 de mayo de 2021) y que el gobierno cumpla efectivamente con el vigente Acuerdo Escazú con respecto a los procesos para una verdadera participación en la toma de decisiones de las comunidades afectadas”, señaló durante la misa.

“Atender el clamor de las comunidades y nuestros movimientos pastorales. Hoy más que nunca debemos estar unidos para cuidar nuestra Casa Común, es la única herencia que podemos dejar a nuestros hijos un país donde cada uno de los ciudadanos protejamos nuestra tierra, agua y los bosques. Que sea la ética del cuidado que guíe la política de nuestro país”, dijo.

Sobre este tema, Pulso Mundial News (PMN) está a la espera de respuestas a una consulta que elevó al MICI, vía correo electrónico, en la noche de este domingo, no solo para conocer una reacción del Ministerio sobre el pronunciamiento de Monseñor Ulloa, sino también el estatus de la propuesta presentada por la empresa Broadway Minerals, si existe alguna decisión sobre el particular, o qué otras compañías han mostrado interés en operar el proyecto Mina Molejón.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Anuncian vacunación para mujeres a partir de los 30 desde este miércoles, hay 376 nuevos casos de COVID

Mar Jun 8 , 2021
El Programa Ampliado de Inmunización (PAI) informó en la tarde de este lunes que en Panamá se han aplicado un total de 1,143,067 dosis de la vacuna contra la COVID-19 a nivel nacional tanto de la casa Pfizer como de AstraZeneca.