Tauli-Corpuz: “no nos olvidemos de los pueblos indígenas», frente al COVID

La ex Relatora, quien fue sucedida en el cargo por el diplomático guatemalteco José Francisco Calí Tzay, planteó que muchas comunidades indígenas y locales carecen de derechos seguros sobre la tierra, “lo que nos dificulta el cierre de nuestros territorios a la amenaza.

Victoria Tauli-Corpuz. Foto: cortesía ONU.

Diez días antes de concluir su mandato como Relatora Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la filipina Victoria Tauli-Corpuz pidió a los gobiernos del mundo a no olvidar a los pueblos indígenas en medio de la pandemia del COVID-19 que sacude al mundo, dada la vulnerabilidad de este grupo social, principalmente por la pobreza.

En un escrito aparecido originalmente en la Fundación Thomson Reuters News, el pasado 20 de abril, Tauli-Corpuz expuso la realidad que atraviesan las comunidades indígenas en diversas partes del mundo a raíz del coronavirus, una situación que se suma a la lucha que ya libran, entre otros, por las condiciones de pobreza en las que viven, la defensa de sus tierras y el medio ambiente.

“Sin embargo, desde que comenzó el brote, he escuchado informes de todo el mundo de que los gobiernos no responden a los líderes indígenas que solicitan recursos de salud y se niegan a apoyarnos para aislarnos”, denunció Tauli-Corpuz, quien ejerció el cargo de Relatora hasta el pasado jueves 30 de abril, de acuerdo con medios internacionales.

La ex Relatora, quien fue sucedida en el cargo por el diplomático guatemalteco José Francisco Calí Tzay, planteó que muchas comunidades indígenas y locales carecen de derechos seguros sobre la tierra, “lo que nos dificulta el cierre de nuestros territorios a la amenaza. Y en todas partes, la pandemia se está utilizando como una excusa para limitar las libertades y los derechos civiles”.

“Cuando me acerco al final de mi mandato como Relator Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, estoy conteniendo la respiración, sabiendo que tantas vidas, indígenas y no, están en peligro. Los gobiernos no han priorizado protegernos de las amenazas a la salud que a menudo llegan más allá de nuestras fronteras. Y el resultado a menudo parece genocidio, o lo es”, afirmó.

“Imploro a los gobiernos que nos protejan porque es lo correcto. Pero también está cada vez más claro que hay mucho en juego para toda la humanidad para ayudar a los pueblos indígenas y las comunidades locales”, expresó.

Victoria Tauli-Corpuz sostuvo que cada vez hay más pruebas de que la deforestación y la pérdida de biodiversidad conducen a la aparición de nuevas enfermedades. Indicó que los principales científicos del mundo ya han reconocido que los pueblos indígenas y las comunidades locales son los mejores guardianes de los bosques tropicales y la biodiversidad del mundo.

“Como administradores de nuestros bosques, jugamos un papel fundamental en la prevención de la aparición de enfermedades como la gripe aviar, el ébola, el zika y el COVID-19”, subrayó.

También pidió que se involucre a los pueblos indígenas en la búsqueda de respuestas frente a la pandemia, respetando sus derechos fundamentales para gobernar y proteger sus territorios.

“Y espero que estas palabras inspiren a todos a respetar nuestro aislamiento. Es nuestra mejor esperanza evitar que COVID-19 asole nuestras comunidades como lo hicieron alguna vez la viruela y otras enfermedades. Si no se nos ayuda a sobrevivir y no se protegen nuestros derechos, el costo para todos será inimaginable”, advirtió.

A continuación, compartimos el texto íntegro de Victoria Tauli-Corpuz, ex Relatora Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

En medio del coronavirus, no nos olvidemos de los pueblos indígenas

Por primera vez en la memoria viva, el mundo industrializado entiende lo que es ser completamente susceptible a las enfermedades, tan vulnerables como los pueblos indígenas alguna vez fueron a las enfermedades traídas por extraños que colonizaron nuestras tierras. Tan vulnerable como muchos pueblos indígenas todavía son a la pandemia de COVID-19.

Los pueblos indígenas, y otras comunidades locales y afrodescendientes, no tienen los mismos servicios de salud o apoyo gubernamental que los de las ciudades, incluso en países desarrollados como Canadá. El virus ha arrasado las comunidades navajo en Nuevo México y Arizona en gran parte debido a la falta de agua limpia. Los pueblos indígenas también tienen tasas más altas de enfermedades crónicas que nos hacen más susceptibles.

Hace cinco siglos, el aislamiento fue nuestra solución. Sigue siendo nuestra solución hoy. En todo el mundo, las comunidades indígenas y locales están cerrando las carreteras y bloqueando las vías fluviales para proteger a nuestros pueblos. Mi comunidad ha declarado «ubaya» o bloqueo. Si COVID-19 llega a nuestras comunidades, podría borrarnos del mapa, y ya ha llegado a los pueblos yanomami y kokama de la Amazonía.

Sin embargo, desde que comenzó el brote, he escuchado informes de todo el mundo de que los gobiernos no responden a los líderes indígenas que solicitan recursos de salud y se niegan a apoyarnos para aislarnos.

En Brasil, el gobierno ha puesto el destino de las tribus no contactadas en manos de un pastor cristiano cuya misión es, evangelizar, amenazando la supervivencia de las tribus. En la Guayana Francesa, mineros ilegales de Brasil están llegando a la frontera para invadir tierras indígenas. En Kenia, los masai enfrentan una posible escasez de alimentos y carecen de servicios de salud, agua limpia, jabón y máscaras para protegerse.

Muchas comunidades indígenas y locales carecen de derechos seguros sobre la tierra, lo que nos dificulta el cierre de nuestros territorios a la amenaza. Y en todas partes, la pandemia se está utilizando como una excusa para limitar las libertades y los derechos civiles.

Cuando me acerco al final de mi mandato como Relator Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, estoy conteniendo la respiración, sabiendo que tantas vidas, indígenas y no, están en peligro. Los gobiernos no han priorizado protegernos de las amenazas a la salud que a menudo llegan más allá de nuestras fronteras. Y el resultado a menudo parece genocidio, o lo es.

Imploro a los gobiernos que nos protejan porque es lo correcto. Pero también está cada vez más claro que hay mucho en juego para toda la humanidad para ayudar a los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Cada vez hay más pruebas de que la deforestación y la pérdida de biodiversidad conducen a la aparición de nuevas enfermedades. Y los principales científicos del mundo ya han reconocido que los pueblos indígenas y las comunidades locales son los mejores guardianes de los bosques tropicales y la biodiversidad del mundo. Como administradores de nuestros bosques, jugamos un papel fundamental en la prevención de la aparición de enfermedades como la gripe aviar, el ébola, el zika y el COVID-19.

A principios de enero, cuando el mundo se despertó con el peligro que representaba COVID-19, el Foro Económico Mundial publicó un informe que reconocía el valor de las prácticas tradicionales de los pueblos indígenas, que han inspirado a miles de productos farmacéuticos. Muchas de estas medicinas modernas provienen de las selvas tropicales. Sin embargo, estas mismas selvas tropicales son el objetivo del «desarrollo económico», como las plantaciones de aceite de palma y soja a gran escala y los proyectos masivos de energía hidroeléctrica, que diezman nuestras tierras y nuestros medios de vida.

Escribo estas palabras con la esperanza de que quienes deberían ser nuestros aliados naturales escuchen: académicos que saben que surgirán nuevas pandemias a medida que los bosques caigan; empresarios que esperan utilizar nuestros conocimientos tradicionales para crear nuevos medicamentos; conservacionistas que sienten pasión por la naturaleza pero que a menudo tallan áreas protegidas de nuestros territorios ancestrales; y líderes encargados de proteger la biodiversidad y frenar el cambio climático.

Espero que estas palabras inspiren a estos aliados a extender una mano a nuestros pueblos y nuestros líderes. Involúcrenos en sus respuestas a la pandemia. Respetar nuestros derechos fundamentales para gobernar y proteger nuestros territorios.

Y espero que estas palabras inspiren a todos a respetar nuestro aislamiento. Es nuestra mejor esperanza evitar que COVID-19 asole nuestras comunidades como lo hicieron alguna vez la viruela y otras enfermedades. Si no se nos ayuda a sobrevivir y no se protegen nuestros derechos, el costo para todos será inimaginable.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Primera gran donación recibe “Panamá Solidario: Por Nuestra Niñez”

Sáb May 16 , 2020
Se informó que la entrega consta de 2,959 cajas de diversos productos, valoradas en la suma total de B/. 184,600.39. Entre los insumos que han sido donados están Leche Klim, Leche Nido, Leche Ideal y Cerevita; además de salsas de tomate y concentrados de vegetales.