Pérdida de lengua materna preocupa a indígenas panameños

Durante un foro sobre el Día Internacional de la Lengua Materna, celebrado en la ciudad de Panamá, Rafael Candanedo, Lingüista y miembro de la Academia Panameña de la Lengua, sostuvo que Panamá tiene más de 500 mil originarios que hablan siete diferentes lenguas…

Dirigentes de COONAPIP. Foto: cortesía COONAPIP.

 Ciudad de Panamá, Panamá. Al conmemorarse este viernes el Día Internacional de la Lengua Materna, como una disposición de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través de la UNESCO, la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP), se sumó a las voces de los expertos que hoy muestran su preocupación por la pérdida irreversible de muchas lenguas de los pueblos originarios de Panamá y del mundo.

De acuerdo a la ONU y la UNESCO, al menos el 43% de las 6.000 lenguas que se estima que se hablan en el mundo están en peligro de extinción. “Tan solo unos pocos centenares de idiomas han tenido el privilegio de incorporarse a los sistemas educativos y al dominio público, y menos de un centenar se utilizan en el mundo digital”, de acuerdo con la ONU.

En este sentido, Marcelo Guerra, presidente de la COONAPIP, destacó que la organización indígena panameña ha mantenido un constante monitoreo de esta realidad sobre la pérdida de las lenguas originarias, considerando que Panamá tiene 7 pueblos y territorios y cada cual con su lengua materna.

“Estamos comprometidos con la educación bilingüe en nuestras comarcas y territorios, y recientemente las autoridades de COONAPIP hemos mantenido conversaciones con la Ministra de Educación, Maruja Gorday de Villalobos, planteando la necesidad de implementar la ley 88 del 2010 sobre Educación Bilingüe en nuestras regiones indígenas”, sostuvo Guerra.

 “Ciertamente estamos preocupados por la pérdida de algunas de nuestras lenguas, nuestras tradiciones y culturas, especialmente cuando entre la juventud, muchos no hablan su lengua originaria por diversas razones, entre ellos para no ser discriminados o sencillamente, por la pérdida de su propia identidad, lo cual es una preocupación que compartimos todas las autoridades”, destacó Marcelo Guerra, Presidente de COONAPIP.

Para el dirigente indígena, la Coonapip seguirá impulsando todo el esfuerzo necesario para que se implemente la educación bilingüe en los siete territorios y crear conciencia en la juventud a través de las autoridades y las bases de los pueblos sobre la necesidad imperante de no perder “nuestras lenguas, nuestras culturas y tradiciones”.

Durante un foro sobre el Día Internacional de la Lengua Materna, celebrado en la ciudad de Panamá, Rafael Candanedo, Lingüista y miembro de la Academia Panameña de la Lengua, sostuvo que Panamá tiene más de 500 mil originarios que hablan siete diferentes lenguas Ngobe, Bugle, Gunas, Nasos, Bribri, Emberá y Wounaan, de los cuales, los que menos hablantes tienen son los grupos minoritarios Bugle, Bribri, Nasos y Wounaan.

Para Candanedo, los cuatro grupos originarios minoritarios sus lenguas están en peligro, cuando hay algunos que no llegan ni a 3,000 hablantes y eso supone una verdadera alerta al Estado y a las organizaciones indígenas que deben hacer un mayor esfuerzo para no perder su lengua materna.

Según el Atlas de las Lenguas del Mundo en Peligro de la UNESCO, actualmente hay unas 3,000 lenguas en peligro de extinción.

De las aproximadamente 6.000 lenguas habladas en el mundo, 3,8% están extintas desde 1950; 9,6% están en situación crítica; 8,95% están en serio peligro; 10,65% están en peligro; y 9,85% están en estado vulnerable, de acuerdo con las estadísticas del Atlas.

La mayor parte de las lenguas en peligro (1.907 lenguas) tienen menos de 10.000 hablantes, mientras que solo 176 lenguas habladas por más de 100.000 personas se consideran vulnerables o en serio peligro.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Panamá busca calar como país ideal para filmaciones cinematográficas

Vie Feb 21 , 2020
Mediante la firma de un acuerdo, el MICI reafirmó su respaldo al Festival Internacional de Cine, que por nueve años consecutivos se ha constituido en una importante vitrina frente a los inversionistas de la industria.