Revés para la oposición en Venezuela: el revocatorio se realizaría recién en 2017

Crisis política. El Consejo Nacional Electoral determinó que entre el 26 y el 28 de octubre se hará la recolección de las firmas. Luego, si los tiempos se extienden al máximo, el revocatorio llegaría el año próximo. Para poder llamar a nuevas elecciones debe realizarse en 2016.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto de Gobierno en Maracay. EFE (Pie de foto e imagen desde portal www.clarin.com)

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto de Gobierno en Maracay. EFE (Pie de foto e imagen desde portal www.clarin.com)

La oposición venezolana sufrió un duro revés en su intención de llevar a cabo antes de que termine este año un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. El Consejo Nacional Electoral (CNE) informó que no se podrá llevar a cabo hasta “mediados del primer trimestre de 2017″.

El CNE determinó ayer que entre el 26 y el 28 de octubre se realizará la recolección de las firmas del 20% de los electores necesarias para activar el referendo, aunque anticipó que la consulta se realizaría hasta el primer trimestre del 2017.

La oposición venezolana, que ha intentado presionar a la autoridad electoral con una serie de marchas multitudinarias en las últimas semanas, busca que el referendo se realice en 2016 para obligar -conforme a las leyes locales- a convocar a una elección presidencial. Sin embargo, si la consulta se lleva a cabo en 2017, los últimos dos años del actual período presidencial deberán ser completados por el vicepresidente en turno, según establece la Constitución.

La alianza opositora rechazó en un comunicado el cronograma electoral anunciado, y consideró que las condiciones establecidas sólo anticipan que el oficialismo podría ser derrotado en el referendo.

(Imagen desde portal www.clarin.com)

“La nota de prensa del CNE no es otra cosa que el homenaje que el miedo del Gobierno le rinde a la decisión firme del pueblo venezolano de revocar al gobierno de Maduro y de derrocar mediante un mecanismo constitucional, pacífico, democrático y electoral a la cúpula corrupta que desgobierna a Venezuela”, dijo el secretario ejecutivo de la coalición opositora, Jesús Torrealba, citado en un comunicado.

En un comunicado, el CNE informó que la recolección de manifestaciones de voluntad se llevará a cabo los días 26, 27 y 28 de octubre. Además, esta fase, que consiste en la recogida de apoyos equivalente al 20 por ciento de los inscriptos en el censo electoral, deberá darse en cada estado del país caribeño, lo que obliga a los opositores a lograr ese porcentaje de respaldo en cada una de las 24 entidades de venezolanas.

Esto contraría lo que la oposición venezolana demandaba sobre la cantidad de máquinas y las condiciones de la recolección de apoyos. La alianza de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pedía que el 20 por ciento de manifestaciones de voluntad se pudiera recabar sin que fuera necesario un mínimo de apoyos por estado, bajo el argumento de que el cargo a revocar corresponde a una circunscripción nacional.

También había solicitado al CNE un mínimo de 19.500 máquinas distribuidas en 6.500 centros de votación, diseminados a lo largo del país. Sin embargo, el CNE afirmó que se distribuirán 5.392 máquinas “captahuellas” en 1.356 centros de todo el país, muy por debajo de las solicitadas por la alianza opositora.

Una vez realizada la recolección, el máximo ente electoral tiene que emitir una “declaratoria de procedencia o no procedencia” y esta “se llevará a cabo a finales del mes de noviembre”. “De cumplirse los requisitos normativos y si se alcanzara el quorum mínimo para la activación del mecanismo, la convocatoria del evento tendría lugar a principio de diciembre, fecha a partir de la cual inician los 90 días reglamentarios que tiene el organismo para realizar el referendo”, reza el comunicado.

Si se cumplen los tiempos de esta manera, el referendo tendría lugar fuera del plazo para la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales ya que la fecha límite para ponerle fin al mandato de Maduro con un revocatorio y que eso signifique nuevas elecciones presidenciales es el 10 de enero de 2017. De realizarse después de esa fecha y salir adelante, el revocatorio supondría el cese de Maduro en la presidencia, pero sería sustituido por su vicepresidente hasta la celebración de unas nuevas elecciones presidenciales en 2019, cuando finaliza el periodo constitucional de seis años para el que fue elegido el actual mandatario.

Tras finalizar una reunión del directorio en que se discutían las condiciones de la consulta por tercer día consecutivo, el consejero electoral Luis Emilio Rondón dijo que salvó su voto por considerar que los criterios “técnicos” aprobados para la recolección de las firmas son ajenos a lo establecido en la Constitución y las leyes que rigen los procesos electorales.

El dirigente opositor Henrique Capriles, uno de los más activos promotores del referendo, al cuestionar las condiciones dadas, escribió en su cuenta en Twitter: “¿Y no van a salir a darle la cara al país y explicar lo que aprobaron? ¿No les queda nada de vergüenza y respeto por este Pueblo?”.

Agencias

 

 

Fuente: www.clarin.com.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.